Advent Thoughts Barbara Niedźwiedzka, Christians for Animals, Poland

, par Pierre

Victor Hugo Perez

Solidarity

What is "solidarity" ? It is a sense of community and co-responsibility. It refers to a sense of connection and belonging to a whole, readiness to help and cooperate.
Is it possible to think of solidarity with animals ? Some people may even be offended by this question. Why ? Perhaps because it is difficult to think of a sense of community with someone who has no place in our moral thinking. About common aspirations with someone, we hurt and despise ?
And there are so many of them around us ; we owe so much to them ! The existence and development of our civilization.

Exclusion

We talk a lot about exclusion. On the whole, Earth animals are the most excluded beings of all. Their exclusion is absolute. It is so great that thinking of solidarity with them seems absurd. So great that, although they are sentient beings, we say that they do not suffer. And the few who fight for their rights are treated as unreasonable freaks.

We have no reluctance to destroy their homes and refuges. They die entangled in our plastic or from starvation because we have destroyed their environment. They are dying out. For the 6th time in history, and this time because of us.

They are excluded by law. Excluded by politics, our traditions, excluded by language - we say you pig, you stupid cow, you weasel, or you bitch !

Animal protection law is actually the law of acceptable exploitation. It is not animal protection law. Politics, from right to left, treat the animal issue purely instrumentally. Huge interests are at stake, and our ruthless habits support them. A few minutes of tasting the flesh of a pig kept in a concrete cage, a flesh that we call pork, is worth ignoring the suffering. Would you do that to your dog ? Pigs are just as intelligent and funny.

Victor Hugo Perez

Suffering

They say, what suffering is there ! A fish incompetently massacred before Christmas Eve ? A cow whose calf is taken away yet again, and who has to feed it, lick it, teach it ? A chicken minced alive ? What does this small moment of pain mean ?
Millions of moments of terrible pain. A life spent in buildings with tiny holes, on the surface of a sheet of paper, on broken legs, with breasts so monstrous that a 5-year old child growing at that rate would weigh 150 kilos ; a life spent in a tiny wire cage, with one thought in mind, how do I get out ? With madness in the head. To finally die with an electric wire in the anus. Just to be quick and thorough. Would you do that to your cat ?
A life locked in a plastic box where you can’t change position, without a mother, without understanding why ? Without knowing that, it’s to keep the muscles soft and pale pink. You can only bite the metal fittings. There are still animals... in laboratories.
I can go on at length about these unique and individual lives. Science knows well which animals feel pain similar to ours. And we too know well how a cut finger, a burn, spreading cancer hurts. How confinement and isolation hurt, we learned recently ! We say "animal pain." The worst kind.
All these creatures are actually "things," contrary to what the law says and the Catechism says, they are not. In practice, we are free to do anything with them, as with things. At most, we need to provide some justification to decide what suffering is required. Are we really doing enough by ensuring that our children are not hurting a kitten or a frog ? What about us, and our, adult contributions towards the suffering of the animals ?
Let us ask ourselves, can we really not do without products acquired at the price of pain ?

Betrayal

We are all guilty of betraying beings to whom we owe life, civilization, health, even the vaccine that saved us recently. It is not only those who contribute to their suffering who betray them. Also, those who know about it and those who do not want to know. Many outrageous to people analogies can be made here.
We betray animals as someone who has been exploited, with whose help we built our wealth, and who has then been deprived of everything important to him, who has been locked up in a cruel prison. In the background, there is the big business driving our needs. More and more convenience and refined pleasure. Preferably cheaply. Priests bless hunters before hunting and hams before Easter Breakfast. All is about us and for us.

Secret

We have tacitly agreed to keep what we do a secret, even from ourselves. Psychology knows this procedure well.
We close our eyes, slam our hearts shut, pretend everything is fine. Sometimes, full of irritation, we silence someone who wants to tear this down. Just don’t tell me about it ! I can’t listen ! I have no head to worry about some chickens ! Some chickens. But God knows about every such chicken, even though it is not a sparrow. He wanted it ; otherwise, He would not have given it life.
Like some vast human sect, we hold ourselves in a stranglehold of silence.
We have harnessed culture, marketing, also the wonderful art of cooking. We say schnitzel, nuggets, escalopes. Packed nicely in foil, they are not associated with any living being. Even a whole pale chicken, even a whole pig thrown on the road as if they were never their only life. As if they had no dignity. We all contribute to this evil in some measure.

Justifications

God allowed animals to be eaten, says a Christian.
God, according to Scripture, has allowed many evil actions to sinful man. Let’s not get into that. Some quotes will justify the use of animals, and there are such that say it is an abomination to God.
We look for justification. We put the responsibility on God. He allowed it, he ate, he accepted the sacrifices ! We say : this is the world, nature, we have no choice. Really ? Isn’t man taming his nature ? After all, that, among other things, is what sets us apart. Has the potential for our ethical development already been exhausted ?

Victor Hugo Perez

Faith

Who in the Church speaks of the fact that since the whole world has been redeemed by Christ, animals are, too, will be, part of the Kingdom of God. We speak of the harmony described in Genesis, in the words of the prophets, contained in the teaching of Christ. m :=So why, right now, here, are we not guided by its values : love, beauty, and goodness. At the end of time, after all, there can be no slaughterhouses dripping with fear, no cages, no animal pain. This is not the Kingdom we are building, is it ? Therefore the cages, the infliction of pain, should not have a place already now, on Earth, should it not ? If we believe in creation and redemption, we cannot exclude sentient animals from our morality circle. The world is not just about us and not just for us.
Unless, of course, we are just one of many species, but on top of the evolutionary hierarchy, where we do whatever we fancy.

If we recall our common origin, the same breath of life, the common hardships of existence, our debts of gratitude, if we realize that together we are striving for ultimate harmony, is it not high time to revise our norms and habits ? Is it not already time for our solidarity with animals ?
Many people are limited by little and can boldly initiate the difficult mental and cultural change in people’s attitudes towards animals, who can set an example. And there are many ways in which solidarity with animals can be expressed and realized.

Barbara Niedźwiedzka is an animal rights activist, Laudato si’ Movement Animator, editor of the web page www.opowiedzzwierze.pl, founder of The Christians for Animals – Poland,
e-mail : chrzescijaniedlazwierzat chez gmail.com

Reflexiones de Adviento

Solidaridad

¿Qué es la "solidaridad" ? Es un sentido de comunidad y corresponsabilidad. Se refiere a un sentido de conexión y pertenencia a un conjunto, a la disposición a ayudar y cooperar.
¿Es posible pensar en la solidaridad con los animales ? Algunas personas pueden incluso sentirse ofendidas por esta pregunta. ¿Por qué ? Quizás porque es difícil pensar en un sentido de comunidad con alguien que no tiene cabida en nuestro pensamiento moral. ¿Sobre aspiraciones comunes con alguien a quien herimos y despreciamos ?
Y hay tantos a nuestro alrededor ; ¡les debemos tanto ! La existencia y el desarrollo de nuestra civilización.

Exclusión

Hablamos mucho de la exclusión. En general, los animales terrestres son los seres más excluidos de todos. Su exclusión es absoluta. Es tan grande que pensar en la solidaridad con ellos parece absurdo. Tan grande que, a pesar de ser seres sintientes, decimos que no sufren. Y los pocos que luchan por sus derechos son tratados como locos irracionales.
No tenemos reparos en destruir sus casas y refugios. Mueren enredados en nuestro plástico o de hambre porque hemos destruido su entorno. Se están extinguiendo. Por sexta vez en la historia, y esta vez por nuestra culpa.
Están excluidos por la ley. Excluidos por la política, por nuestras tradiciones, excluidos por el lenguaje : les decimos ¡puerco, vaca estúpida, burro o perra !
La ley de protección de los animales es en realidad la ley de la explotación aceptable. No es una ley de protección de los animales. La política, desde la derecha hasta la izquierda, trata el tema de los animales de forma puramente instrumental. Están en juego enormes intereses, y nuestros despiadados hábitos los apoyan. Unos minutos de degustación de la carne de un cerdo encerrado en una jaula de concreto, una carne que llamamos puerco, vale la pena ignorar el sufrimiento. ¿Le harías eso a tu perro ? Los cerdos son igual de inteligentes y divertidos.

Sufrimiento

Dicen, ¡qué sufrimiento hay ! ¿Un pez torpemente masacrado antes de la Nochebuena ? ¿Una vaca a la que le quitan el ternero una vez más, y quien para alimentarlo, lamerlo, enseñarlo ? ¿Un pollo triturado vivo ? ¿Qué significa este pequeño momento de dolor ?
Millones de momentos de terrible dolor. Una vida pasada en edificios con agujeros minúsculos, en la superficie de una hoja de papel, con las patas rotas, con pechos tan monstruosos que un niño de 5 años que creciera a ese ritmo pesaría 150 kilos ; una vida pasada en una diminuta jaula de alambre, con un solo pensamiento en mente, ¿cómo salir ? Con la locura en la cabeza. Para finalmente morir con un cable eléctrico en el ano. Sólo para ser rápido y minucioso. ¿Le harías eso a tu gato ?
¿Una vida encerrado en una caja de plástico donde no puede cambiar de posición, sin una madre, sin entender por qué ? Sin saberlo, es para mantener los músculos suaves y de color rosa pálido. Sólo puedes morder los tubos de metal. Todavía hay animales... en los laboratorios.
Puedo hablar largo y tendido de estas vidas únicas e individuales. La ciencia sabe bien qué animales sienten un dolor similar al nuestro. Y nosotros también sabemos bien cómo duele un dedo cortado, una quemadura, la propagación de un cáncer. Cómo duele el confinamiento y el aislamiento, lo hemos aprendido recientemente. Decimos "dolor animal". De la peor clase.
Todas estas criaturas son en realidad "cosas", al contrario de lo que dice la ley y el Catecismo, no lo son. En la práctica, somos libres de hacer cualquier cosa con ellas, como con las cosas. A lo sumo, tenemos que dar alguna justificación para decidir qué sufrimiento es necesario. ¿Hacemos realmente lo suficiente asegurándonos de que nuestros hijos no hacen daño a un gatito o a una rana ? ¿Y qué hay de nosotros, y nuestra, contribución adulta al sufrimiento de los animales ?
Preguntémonos, ¿realmente no podemos prescindir de los productos adquiridos al precio del dolor ?

Traición

Todos somos culpables de traicionar a los seres a los que debemos la vida, la civilización, la salud. No sólo los traicionan quienes contribuyen a su sufrimiento. También los que lo saben y los que no quieren saberlo. Aquí se pueden hacer muchas analogías indignantes para las personas.
Traicionamos a los animales como alguien que ha sido explotado, con cuya ayuda hemos construido nuestra riqueza, y que luego ha sido privado de todo lo que es importante para él, que ha sido encerrado en una cruel prisión. En el fondo, está el gran negocio que impulsa nuestras necesidades. Más y más comodidad y placeres refinados. Preferiblemente barato. Los sacerdotes bendicen a los cazadores antes de la caza y a los jamones antes del desayuno de Pascua. Todo es sobre nosotros y para nosotros.

Victor Hugo Perez

Secreto

Hemos acordado tácitamente mantener en secreto lo que hacemos, incluso para nosotros mismos. La psicología conoce bien este procedimiento.
Cerramos los ojos, cerramos el corazón, fingimos que todo va bien. A veces, llenos de irritación, silenciamos a alguien que quiere derribarlo. ¡No me lo cuentes ! ¡No puedo escuchar ! ¡No tengo cabeza para preocuparme por unos gallinas Algunas gallinas. Pero Dios conoce a cada una de esas gallinas, a pesar de no ser gorriones. Él las quiso ; de lo contrario, no les habría dado vida.
Como una inmensa secta humana, nos mantenemos en un estrangulamiento de silencio.
Hemos aprovechado la cultura, el marketing, también el maravilloso arte de la cocina. Decimos schnitzel, nuggets, escalopas. Bien empaquetados en papel de aluminio, no se asocian a ningún ser vivo. Incluso un pollo entero, o un cerdo tirado en la carretera como si no fuera su única vida. Como si no tuvieran dignidad. Todos contribuimos a este mal en alguna medida.

Justificaciones

Dios permitió que se comieran animales, dice un cristiano.
Dios, según las Escrituras, ha permitido muchas acciones malas al hombre pecador. No entremos en eso. Algunas citas justificarán el uso de animales, y hay quienes dicen que es una abominación a Dios.
Buscamos la justificación. Ponemos la responsabilidad en Dios. Él lo permitió, comió, aceptó los sacrificios. Decimos : este es el mundo, la naturaleza, no tenemos elección. ¿De verdad ? ¿Acaso el hombre no decide, no domina su naturaleza humana ? Después de todo, eso, entre otras cosas, es lo que nos diferencia. ¿Se ha agotado ya el potencial de nuestro desarrollo ético ?

La fe

Quien en la Iglesia habla de que, puesto que el mundo entero ha sido redimido por Cristo, los animales también son, serán, parte del Reino de Dios. Hablamos de la armonía descrita en el Génesis, en las palabras de los profetas, contenida en la enseñanza de Cristo. Entonces, ¿por qué, ahora mismo, aquí, no nos guiamos por sus valores : el amor, la belleza y la bondad ? Al final de los tiempos, después de todo, no puede haber mataderos que goteen de sanfre y de miedo, ni jaulas, ni dolor animal. Este no es el Reino que estamos construyendo, ¿verdad ? Por lo tanto, las jaulas, la inflicción del dolor, no deberían tener un lugar ya ahora, en la Tierra, ¿no es así ? Si creemos en la creación y la redención, no podemos excluir a los animales sintientes de nuestro círculo de moralidad. El mundo no es sólo sobre nosotros ni sólo para nosotros.
A no ser, por supuesto, que seamos una de las muchas especies, pero en la cima de la jerarquía evolutiva, donde hacemos lo que nos apetece.

Si recordamos nuestro origen común, el mismo aliento de vida, las penurias comunes de la existencia, nuestras deudas de gratitud, si nos damos cuenta de que juntos luchamos por la armonía final, ¿no es ya hora de revisar nuestras normas y costumbres ? ¿No es ya la hora de nuestra solidaridad con los animales ?
Hay muchas personas que se limitan a poco y pueden iniciar con valentía el difícil cambio mental y cultural en la actitud de la gente hacia los animales, que pueden dar ejemplo. Y hay muchas formas de expresar y realizar la solidaridad con los animales.

Barbara Niedźwiedzka es una activista de los derechos de los animales, animadora del Movimiento Laudato si’, editora de la página web www.opowiedzzwierze.pl, fundadora de The Christians for Animals - Poland,
correo electrónico : chrzescijaniedlazwierzat chez gmail.com